Síntomas de la salida de los dientes en bebés

Síntomas de la salida de los dientes en bebés

Durante sus seis primeros meses de vida, los bebés solo pueden comer líquidos y purés puesto que los dientes primarios aún no les han salido y, por lo tanto, no pueden machacar o triturar la comida. No obstante, es a partir de esta etapa cuando los conocidos como dientes de leche comienzan a salir, y las molestias y el exceso de salivación son solo algunos de los síntomas de la salida de los dientes en bebés que pueden ayudan a entender a sus progenitores qué está pasando.

El proceso de dentina infantil comienza cuando los incisivos inferiores centrales rompen las encías, hecho que habitualmente se produce cuando los niños tienen entre seis y ocho meses. A partir de ahí, el proceso de salida es muy rápido y pronto los niños tienen fuera los veinte dientes que componen sus bocas (doce menos que en el caso de los adultos). Pero, ¿cuáles son los síntomas de la salida de los dientes en bebés que más padecen los pequeños y cómo pueden ayudarles sus papás y mamás? A continuación, vamos a tratar de explicar cómo entender este proceso para ayudar así a los nenes a soportar este dolor.

 

Síntomas que indican que los dientes de leche están saliendo

Para empezar, es importante fijarse en el aspecto que presentan las encías de los niños. La salida de los dientes primarios suele provocar hinchazón y enrojecimiento de encía lo que nos sirve como principal indicador. Esta situación se puede prolongar durante semanas ya que el proceso de rotura de las encías no siempre suele ser rápido y puede ir acompañado de exceso de salivación.

Durante esta época los niños suelen padecer trastornos en su estado de ánimo a causa del dolor al que se enfrentan. Normalmente esto se traduce en lloros, escasas horas de sueño y malos hábitos alimenticios pero, además, hay niños que pueden sufrir fiebre, diarrea o incluso resfriados ya que sus defensas están más bajas.

Ahora que ya conocemos los síntomas de la salida de los dientes en bebés, como padres, es importante tener paciencia, ser comprensibles y empatizar con el dolor del pequeño. Acunarle cuando llora o tratar de distraerle puede hacer que, momentáneamente, se olvide del dolor y se calme pero no son la única solución. Para que no sufra tanto, puedes darle a tu bebé comida triturada como puré de verdura, de frutas, de galletas… ¡La batidora se va a convertir en vuestra mejor aliada! Y también puedes recurrir a los tradicionales mordedores para bebé que hacen que tu hijo o hija pueda masticar algo blando, ayudando así a aliviar su dolor. Si quieres, puedes optar por los mordedores con gel refrigerante, aptos para congelador, y gracias al frío se reducirá la hinchazón de encías de tu niño o niña, y este sentirá como su dolor desaparece poco a poco.

Qué opinas?

Otros Productos

Mordedores para bebés no contiene BPA

mordedores para bebes pack

Llegó el mordedor para bebés que todos estaban esperando, se trata de un artículo pequeño fabricado para que los niños puedan agarrarlo con facilidad. Cuen...